Introducción al jazz: todo lo que debes saber

9 septiembre, 2017

introduccion

Es un estilo musical muy controversial, ademas es la base de muchos otros ritmos que derivaron progresivamente de su estructura, la improvisación musical, o la generación de un discurso musical en el momento de la interpretación, pese a ser una práctica consustancial a la propia música desde sus orígenes, no ha sido tratada por la musicología tradicional con la profundidad y dedicación que a nuestro juicio merece, lo que se traduce en nuestro entorno a efectos prácticos en una casi total ausencia de estudios rigurosos y completos sobre el tema. Si esto es cierto con relación a la improvisación en general y su historia, la situación se agrava aún más cuando nos referimos al asunto concreto de la improvisación en el jazz, en este articulo veremos por que.

Indice

*

Introducción al jazz: de que se trata la improvisación

El hecho de improvisar con escalas de jazz tiene mucho que ver con el desarrollo en varios niveles, pudiéndose afirmar que todos los miembros de un grupo están improvisando de una u otra forma casi todo el tiempo que dura la interpretación, porque a nivel estructural, la norma es presentar al principio y al final de cada pieza la melodía de la canción. esta melodía no es improvisada.

Se trata de un elemento pre-compuesto que sirve de marco estructural para las improvisaciones, en realidad, más que la propia melodía, es su armonizacion, lo que recibe el nombre de cambio, lo que adquiere mayor importancia como elemento estructural y organizador, pues estos cambios armónicos no sólo servirán para proporcionar color armónico a la melodía, sino que se repiten por toda la interpretación una y otra vez a lo largo de toda la pieza. Cada vuelta completa de los cambios hasta su lugar de origen recibe el nombre de chorus.

Los solistas tienen espacio para improvisar libremente de forma sucesiva, siempre midiendo la longitud de sus solos por unidades de chorus. Así un solo medio, dependiendo por supuesto del tempo de la pieza, puede durar entre dos y cuatro chorus de cada solista.

*

Introducción al jazz: se puede estructurar una improvisación

Como ya lo estamos dejando notar en un principio si se puede realizar una estructuración previa de una improvisación, suena un poco complicado por que podrás decir que si es preparado ya no es improvisado, pero por ejemplo el orden de los solos y por que no también el número de chorus que toma cada uno, se establece en los ensayos, el orden más frecuente es el de comenzar por el solo del líder, seguido del otro solista si lo hay, aunque aunque cada cabeza es un mundo y dependiendo de cada músico, este orden puede invertirse, sirviendo entonces el solista secundario en cierto modo como preparación para el solista principal, luego se puede estimar un solo del instrumento armónico, solo de bajo, este ultimo solo aparece en algunos casos y suele ser más breve que el resto, y el solo de batería, que típicamente se estructura a base de descanso de cuatro u ocho compases, es decir, alternando un breve solo improvisado de ocho compases de batería con los ocho compases siguientes de los cambios improvisados por el primer solista, de nuevo un descanso del batería al que siguen ocho compases de improvisación del segundo solista y así sucesivamente.

Después del último descanso es muy normal que todo el grupo entre, de forma bastante efectista, con el componente armonico. Tras una breve coda, la pieza termina.

Pero la improvisación en el jazz no sólo se da en el nivel del solista: la sección rítmica también está improvisando el acompañamiento, realzando las ideas del solista en todo momento, repitiendo en eco a veces sus ideas, tomando patrones rítmicos y desarrollándolos, o incluso proponiendo ideas rítmicas y armónicas para que sean recogidas y desarrolladas por el solista. La interacción es constante, y es una de las características distintivas de esta música y, evidentemente, lo que distingue a su vez a un buen grupo de uno mediocre.

Ni el pianista y/o guitarrista ni el bajista tienen escrito ni previsto lo que están empleando para acompañar al solista. La única partitura que se emplea (y lo deseable es no emplearla en la interpretación, sino aprenderla de memoria en el estudio personal) es la partitura de la parte armónica.

*

Introducción al jazz: escalas mas utilizadas

Para tocar este tema tenemos que trasladarnos a otro de los artículos mas visitados en la musiquita.com, se trata del articulo modos de guitarra, debido a que, para comenzar a transitar el mundo del jazz podríamos aplicar el modo dórico. No obstante, es recomendable pensar en el modo dórico, así como en los demás modos, como escalas independientes, aún así menciono esta cualidad para que lo entiendas de manera asociativa. Por otra parte, y al igual que en el modo jónico que ya hemos visto, el acorde resultante de esta escala se basa en la superposición de  terceras, es decir,  la ejecución de manera armónica de la  tónica, la tercera, la quinta y la séptima. Por lo tanto, la fórmula de esta escala sería T 2 b3 4 5 6 b7.

También se podría pensar en este modo como una escala menor natural con el 6º grado alterado (otro ejemplo para que observes similitudes). Respecto al acorde que se forma cabe destacar que se llama menor séptima por la relación interválica que existe entre la fundamental, la tercera y la séptima, ya que los acordes de séptima menor se constituyen de una 3ª menor, una 5ª justa y una 7ª menor.

También puedes utilizar acordes sencillos de séptima menor en estado fundamental para que practiques con ellos. No olvides  memorizar bien los tres acordes que aparecen ya que su forma se mantiene independientemente de la escala doriaca que acompañes. Por ejemplo si tocas la escala de La Dórico, tendrás que tocar un Lam7, es decir, tocarías la forma que aparece aquí en el tercer compás pero en el quinto traste. Si tienes alguna duda no olvides dejar tu comentario.

*

Introducción al jazz: como construir un solo

Un elemento necesario para que un solo pueda considerarse mínimamente aceptable en el jazz es que tenga cierta coherencia, es decir, que no se trate de una serie de sonidos salidos de la repetición irreflexiva y refleja de patrones digitales o que salte de una idea a otra sin manifestar relación alguna con la estructura general del fondo armónico que lo sustenta, es decir sin cambios.

Tomando en cuenta esto, a la hora de dotar a su solo de la coherencia necesaria, el músico puede elegir como punto de referencia diferentes elementos, lo que dará lugar a diferentes formas de pensamiento o, por decirlo así, estrategias solísticas cuyos puntos de partida vamos a analizar separadamente en esta exposición. A su vez y como es lógico, la estrategia elegida repercutirá en el tipo de sonoridad general, estructura y características del propio solo.

De todas formas, la siguiente disección tipológica está motivada por razones de claridad expositiva, no excluyendo las interrelaciones y el paso de una a otra incluso a lo largo de un mismo solo.

*

Introducción al jazz: relacionar las escalas con los acordes

A la hora de crear un solo solo puedes basarte también en los centros tonales de la pieza, lo que supone un planteamiento más amplio y fácil de manejar, a mayor escala que la improvisación por acordes. Esto tiene bastante relación con las ya mencionadas progresiones de acordes, pero aquí el planteamiento va a ser diferente.

Generalmente la estructura tonal de un estándar presenta dos o tres modulaciones, lo que implica la oscilación cíclica a lo largo de la improvisación entre dos o tres centros tonales diferentes, puesto que, independientemente de los acordes que presente la progresión y los cambios, dentro del área organizada alrededor de un centro tonal, podemos improvisar en base a la escala diatónica de dicha tonalidad.

Podemos así crear frases melódicas, motivos y patrones libremente, con la sola preocupación de no emplear sino las notas de la escala correspondiente. La improvisación se simplifica así, reduciéndose a la libre figuración melódica dentro de dos o tres escalas, asignando a cada una de ellas el tiempo correspondiente a la influencia de su centro tonal.

La improvisación en base a las escalas diatónicas resulta ciertamente más cómoda para los principiantes en el jazz, pues pueden emplear una sola escala a lo largo de, por ejemplo ocho compases, sin preocuparse de conectar acorde con acorde, pero el principal defecto (y no por cierto menor) de este sistema es que en el nivel inicial del aprendizaje no se tiene aún educación auditiva suficiente para discriminar, mientras se están empleando dentro de la escala, entre las notas estructurales (chord tones) y las de color (tensions), con lo que las improvisaciones pueden resultar demasiado mecánicas o mostrar inconsistencias entre los acentos musicales y la importancia de las notas en los que recaen.

*

Conclusión

Comenzar a experimentar y salirse de los parametros establecidos pareciara la principal razon de ser del jazz, pero al igual que muchos generos requiere su estudio y comprensión,  “debes creer en ti mismo” al igual que cuando hablas, si cuando tocas crees en ti mismo en lo que haces en jazz no importa, podrías incluso ser “cromático” o ser “atonal” y convencer a la gente que estás haciendo algo hermoso, sin desbordar a un sonido demasiado denso, solo para cambiar atmósferas y confundir un poco al oído, al volver al tono en tres notas puedes darte cuenta que algo pasó, pero que todo está en su lugar nuevamente, usa cromatismos para improvisar en pasajes incluso llegando a tocar acordes con la palma de la mano y que no llegue a escucharse del todo estridente, si no, que poco a poco uno va buscando esa sonoridad.

Para obtener mas agilidad en las escalas puedes apoyarte en nuestros diferentes curso de guitarra, y ademas explorar nuestro blog con guías gratis extremadamente útiles para este fin

#Sin categoría